Desde Nara Psicología, hoy os queremos hablar sobre el duelo perinatal: el secretismo que gira en torno a él y la importancia de un adecuado acompañamiento.

Para comenzar, hablaremos sobre el significado de la palabra duelo. Casi todas las personas solemos asociar este término con el estado de tristeza y melancolía tras el fallecimiento de un ser querido. Sin embargo, el término duelo y procesos de duelo puede referirse también al conjunto de mecanismos psicológicos que se ponen en marcha tras otras ausencias o pérdidas que no implican fallecimientos; por ejemplo: rupturas de pareja o amistades, diagnósticos de enfermedades, cambios de trabajo o lugar de residencia, o problemas familiares.

En concreto, el duelo perinatal se refiere a aquellos procesos de duelo que se dan como resultado de la muerte del hijo/a en cualquier momento del periodo gestacional o neonatal (Mejías, 2011). Comparte características con el duelo como proceso en general, es decir, no hay un duelo igual a otro y el dolor de la pérdida está presente. Pero tiene la particularidad de que se dan dos procesos vitales antagónicos: la vida y la muerte, y esto es lo que hace que tenga singularidades concretas. Además de la pérdida de un ser querido, supone también la privación de un sueño o proyecto de futuro. Todas estas singularidades hacen que el duelo perinatal se catalogue como un duelo desautorizado (Mejías, 2015), que es aquel en el que hay una respuesta social negativa y queda exento de reconocimiento. Los duelos perinatales no suelen ser públicamente reconocidos ni expresados (Cassidy et al., 2009), y esto provoca que sea un proceso no solo lleno de dolor, sino también de soledad. En general, se deslegitima y resta importancia al dolor de la mujer que ha perdido un bebé, con frases como «puedes tener más hijxs», «no has tenido tiempo de conocerle y encariñarte»…

Al igual que en otro tipo de duelos, numerosos autores han identificado “fases o etapas” que suelen ser atravesadas por las personas en duelo. Para autores como Neymeyer (1998), las fases no llevarían un orden específico, y se trata de respuestas emocionales tales como: negación, incredulidad, confusión, shock, enfado o rabia, tristeza y depresión, añoranza, desesperación y desesperanza, culpa y vergüenza… Además, es importante contar con que hay factores múltiples y diversos a tener en cuenta a la hora de intervenir con personas en situación de duelo perinatal: circunstancias de la pérdida, historia obstétrica previa, planes de futuro y situación social, laboral y familiar de la persona (entre otros); pues estos factores pueden favorecer o no a alteraciones emocionales que hagan que el duelo se elabore de manera sana o complicada.

Acercándonos a la situación actual que hay en nuestro sistema de Atención Sanitaria, vemos que cada vez hay una mayor sensibilidad hacia este tema, pero esta sigue siendo insuficiente. Continúa existiendo la necesidad de elaborar un protocolo específico de intervención y acompañamiento adecuados, además de una mayor formación a profesionales del ámbito, cuya actuación se sabe que tiene consecuencias directas en la elaboración del proceso de duelo (González et al., 2013). El hecho de recibir apoyo por parte del personal sanitario presente supone para la madre/padre el reconocimiento y validación de su sufrimiento, y les permite expresar sus necesidades y emociones, sintiéndose libres para pedir ayuda (De la Cruz, 2013).

Nos parece por tanto importante recordar y remarcar la importancia de ayuda en estos momentos, no solo a nivel profesional y formal; sino también informal. Poner énfasis en posibles creaciones de campañas de sensibilización, Grupos de Ayuda Mutua que favorezcan y validen la expresión de todas las emociones. No dejemos que el duelo perinatal siga siendo un secreto.

Cristina Caso Chamorro
Referencias
Cassidy, J. et al. (2009): Guía para la atención a la muerte perinatal y neonatal (en línea). http://www.umamanita.es/Contenidos/Profesionales/Guia%20Combined.pdf, acceso 20 de febrero de 2014.
De la Cruz, J. (2013): “El proceso de duelo por la muerte súbita del lactante. Aspectos psicológicos e intervención con padres y familias”, en Izquier, María I. (coord.)(eds.), Libro blanco de la muerte súbita infantil. Madrid: Ediciones Ergon
Mejías, M. C. (2011): “Duelo perinatal: atención psicológica en los primeros momentos”, Dialnet, 79: 52-55.
Losantos, S (2020) Características y dificultades del duelo perinatal.

 

Share This