fbpx

Hoy, 30 de noviembre de 2020, se celebra el Día Mundial de Lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

Desde Nara Psicología queremos unirnos en este día de concienciación sobre la dimensión de los TCA sobre los que, aún hoy en día, siguen existiendo muchos mitos.

Todos los tipos de conducta alimentaria ocurren dentro de un espectro en el que, en un extremo encontramos los comportamientos saludables (no lo que dicta la cultura de la dieta) y, en el otro, los trastornos clínicamente diagnosticables. Los TCA son desórdenes mentales que, a veces, tienen síntomas y signos físicos. El tamaño del cuerpo de una persona o su apariencia física nunca define la gravedad o la magnitud de su lucha. No se puede saber si una persona padece un TCA con sólo mirarla. Además, hay muchas personas que tienen dificultades alimentarias sin tener un diagnóstico clínico.

La diversidad en los TCA, como en todos los ámbitos de la vida, existe. Por ello, necesitamos el desarrollo de una práctica clínica más inclusiva ya que, de no ser así, muchas personas estarían siendo excluidas o marginadas en los propios tratamientos. 

En diversas investigaciones se ha llegado a dicha conclusión. Muchas personas que luchan contra un TCA se sienten estigmatizadas y, como resultado, no buscan tratamiento profesional; lo que empeora su situación y el pronóstico de su situación.

Es necesario que los tratamientos para los TCA sean más inclusivos representando la máxima diversidad posible, para que personas con cualquier tipo de cuerpo, género, influencias culturales y sociales, etc.; se sientan seguras en la batalla que supone luchar contra un TCA disponiendo de la atención adecuada para el tratamiento.

Los TCA ocurren en personas de cualquier género y edad; personas de todas las clases sociales, personas racializadas, etc. Las experiencias de las personas con un TCA son diversas. En el desarrollo de este tipo de trastornos no existe un solo porqué ya que confluyen factores biológicos, psicológicos, culturales y sociales. 

En este día de Lucha contra los Trastornos de Conducta Alimentaria, rompamos los estereotipos que giran en torno a ellos y muchas veces son reforzados por la carencia de información o por los sesgos a los que todas-os-es, incluídxs lxs profesionales de la salud, estamos expuestas-os-es, perpetuando dichos estereotipos de forma continua. 

Todas las personas merecen tener una atención adecuada a sus necesidades.

 

Laura Rodríguez Mondragón
Psicóloga en Nara Psicología

Share This