Se aproximan las fechas navideñas y con ellas las interminables listas de regalos para los pequeños y pequeñas de la casa. Hace semanas que los anuncios de publicidad de juguetes inundan nuestros buzones y televisores y empieza a cundir el pánico cuando determinados juguetes se agotan a pasos agigantados en las estanterías de las jugueterías. Pero ¿realmente es necesario este despliegue y gasto navideño?
Debido a la preocupación de padres y madres de que a sus hijos e hijas no les falte de nada, muchas familias se embarcan en comprar un montón de regalos, normalmente juguetes, que muchas veces terminan en el fondo de un cajón. Por eso, este mes te traemos algunos consejos e ideas para que tengas en cuenta a la hora de llenar el saco de regalos:
Cantidad no es calidad. Se ha demostrado que regalar en la infancia muchos juguetes favorece el que no aprendan a valorarlos. Además con tanta cantidad, rápidamente se pasa de uno a otro sin dar tiempo a sacarles todo el partido.

Podéis incluir en la lista de regalos cosas que vuestra hija o hijo necesite, muchas veces el resto de la familia agradece una orientación porque con el paso de los años, las ideas se van agotando.

Los juguetes son herramientas necesarias para poder construir representaciones del mundo, además de para divertirse, pero no nos olvidemos lo importante que es potenciar la imaginación. ¿Os ha pasado alguna vez hacer un regalo y que con lo que más jueguen es la caja? A esto nos referimos, en la infancia la capacidad de imaginar y crear es infinita, por lo que tenemos que tratar de que estos juguetes desarrollen la capacidad de crear mundos y personajes nuevos. Las marionetas, libros de historias y las manualidades son una buena opción.

Compra juguetes no sexistas. No hace falta ser muy hábiles para darnos cuenta que hay claramente estereotipos de género en juegos y juguetes, porque ¿cómo explicamos si no que las niñas siempre aparezcan con cocinitas y muñecas y los niños con construcciones y juegos de acción? A través del juego en la infancia se aprende modelos de relación, por lo que los juguetes no sexistas son aquellos que no reproducen roles establecidos. Es importante escuchar a nuestros hijos e hijas, a qué les apetece jugar y no juzgar si eso es conveniente o no según sean niños o niñas. ¡Los juguetes no tienen sexo!

Utilicemos estas fechas para enseñar el valor de compartir. Cuando hagáis la carta de deseos en casa, puedes aprovechar para recopilar con tus hijos/as algunos de los juguetes que ya no se usen y estén en buen estado para donarlos a una ONG o a entidades que luego los repartan con personas que se encuentran en una situación más desfavorable.
Esperamos que estos consejos te hayan servido de orientación y por nuestra parte, solo nos queda desearos a todos y todas unas felices fiestas.

Isabel Trasobares Peyrona ( Psicóloga en Nara psicología)
Share This